martes, 27 de julio de 2010

Wikileaks

Wikileaks (leaks, "filtraciones") fue creada en el año 2006 por periodistas y activistas sociales. Funciona como una especie de contenido de informes. Los usuarios tienen la posibilidad de alojar anónimamente, mediante una conexión cifrada, textos, audios o videos confidenciales. El sitio se encarga luego de verificar la autenticidad de ese material y entonces lo publica.
Hay cinco voluntarios a tiempo completo y entre ochocientos y mil colaboradores (técnicos, programadores, abogados y periodistas). Se mantiene con donaciones y entre los aportantes está, por ejemplo, el diario The Guardian.
La página, que no tiene publicidad ni recibe ayuda pública, ha logrado incomodar a varios gobiernos. Entre los temas más urticantes que destapó fueron una lista completa de los integrantes del BNP británico (partido racista) -nombres, apellidos, dirección, teléfonos-, el ataque indiscriminado del Ejército de Estados Unidos contra un periodista de la agencia Reuters y, ahora, los papeles que revelan muertes de civiles y el doble juego de Pakistán en la lucha contra los talibanes.
Con más de un millón de documentos o informes en su haber en sus años de existencia, WikiLeaks funciona como una especie de contenedor en línea de filtraciones, un proyecto que desde el primer día se abrió a los ciudadanos, aunque, eso sí, se perdió de vista al periodista tradicional, que hacía de enlace y aplicaba su criterio entre la fuente y el medio. Pero es que en el propósito de WikiLeaks está, por encima de todo, proteger a sus fuentes, conocidas por ellos mismos como los whistleblowers ("informantes"), y entre las que se encuentran periodistas, grupos de comunicación y organizaciones defensoras de los derechos humanos.
WikiLeaks también ha destapado el encubrimiento de Trafigura. La compañía de transporte pagó a una empresa de Costa de Marfil para deshacerse de cuatrocientas toneladas de combustible de baja calidad en las cercanías de la ciudad de Abidjan. Más de ochenta mil personas hicieron colapsar el frágil sistema sanitario del país y ocho personas murieron, al parecer, por la exposición a la nafta.
La sensibilidad de las operaciones WikiLeaks les ha llevado a operar con servidores en varios países, entre ellos Suecia y Bélgica, donde las leyes dan mayor protección a sus revelaciones.

Las 10 entradas más populares