martes, 30 de marzo de 2010

Resuelve uno de los siete problemas en El premio del Milenio pero de momento rechaza su millón de dólares

Grigory PerelmanNos encontramos ante Grigory Perelman, un ermitaño ruso, un desempleado que a sus 43 años continúa viviendo con su anciana madre, pero a su vez un genio de las matemáticas que ha ganado un millón de dólares al resolver un problema que ha intrigado a sus colegas durante un siglo, pero él no tiene todavía demasiado claro si quiere o no ese dinero: "Necesito tiempo para pensarlo", dice.
Este extraño personaje es un genio solitario que ya ha rechazado premios importantes con anterioridad a este de un millón de dólares otorgado por el Instituto de Matemática Clay, en Cambridge, Massachusetts.
Fue en el año 2006, cuando Perelman se hizo conocido al no asistir a la ceremonia donde debía recibir la Medalla Fields, considerada por muchos el premio Nobel de las matemáticas. En lugar de ir a Madrid (España) a recogerlo, se quedó en su casa.
Ahora, Perelman le ha dicho a un canal de televisión local que no ha decidido todavía si aceptará el dinero y que el primero en enterarse será el instituto Clay. Aunque en esta ocasión sí parece estar pensando seriamente en aceptar el premio. De todas maneras, aún tiene un poco de tiempo para decidirse, la entrega del mismo no es hasta junio.
Perelman, que trabajaba en el Instituto de Matemática Steklov, no tiene empleo desde hace cuatro años y ha rechazado todas las ofertas laborales que ha recibido desde entonces. Parece ser que después de tanta atención por parte de los medios, no ha querido ser una persona pública y verse como un animal en el zoológico, pero todos le recomiendan que acepte ahora el premio para poder así cuidar de su madre y de sí mismo.
El ruso ha ganado el premio por probar la conjetura de Poincaré, que trata de cuerpos con cuatro o más dimensiones, en lugar de las tres dimensiones habituales. La conjetura presenta una prueba para establecer si una forma que existiera en un espacio de ese tipo, por más distorsionado que estuviera, sería una esfera tridimensional. Este era uno de los siete problemas por los cuales el instituto ofreció un premio de un millón de dólares y que estaba propuesto desde el año 2000 en el llamado 'El premio del Milenio', y es el primero en ser resuelto.

Las 10 entradas más populares