lunes, 20 de julio de 2009

El proscrito que se convirtió en un par de zapatos

Big Nose GeorgeGeorge Parrot (su verdadero nombre era George Manuse), fue un famoso forajido en la historia de los Estados Unidos que acabó sus días colgado de una horca en la ciudad de Rawlins.
Apodado 'Big Nose (Gran Nariz) George', no solamente se le recuerda por sus grandes fechorías (robo de ganado, ladrón de caballos o salteador de caminos... entre otras) sino también por ser el único hombre en la historia estadounidense conocida que se convirtió en un par de zapatos después de su muerte, incluso utilizados con mucho orgullo por uno de los médicos que recibió su cuerpo tras ser ejecutado por sus numerosos delitos.

George Parrot

El 16 de agosto de 1878, tras una ardua planificación de cómo llevarlo a cabo, George tenía previsto robar junto al resto de la banda de la que formaba parte, el tren de la Unión Pacific, mediante la manipulación de las vías del ferrocarril. Por aquel entonces los trenes solían albergar más dinero que los mismos bancos. El plan era sencillo: manipular las vías y aguardar escondidos el descarrilamiento. Mucho más fácil, sin duda, que asaltar el tren en movimiento. Una vez producido, se echarían encima haciéndose con todo lo de valor. Sin embargo, dos miembros del servicio del ferrocarril descubrieron antes de tiempo el sabotaje ferroviario y echaron por tierra todos sus propósitos.
Frustrado el plan, viendo cómo la vía era reparada y el tren de la Unión Pacific pasaba sin ningún tipo de problema por el lugar escogido para el asalto, a los bandidos no les quedó más remedio que huir de la región a toda prisa, antes de que los miembros del ferrocarril les dieran caza.
Perseguidos hasta la extenuación a través del Cañón Rattlesnake, en la montaña de Elk, Parrot y los suyos, en una hábil emboscada, consiguieron eliminar a sus perseguidores cuando ya creían tenerlo todo perdido. Pero sus días de huida no habían acabado. Al corriente del fallecimiento de sus hombres, la Unión Pacific Railroad intensificó con más ahínco si cabe sus esfuerzos en la búsqueda de los viles asesinos, ofreciendo incluso una recompensa de 10.000 dólares por su captura, (wanted: dead and alive), vivos o muertos.
Fue entonces cuando la banda llegó a la conclusión de que lo mejor era separarse y seguir cada uno su propio camino y suerte... Big Nose George decidiría dirigir sus pasos hacia la ciudad de Montana.
Así pasó el tiempo, y quizá creyendo que lo peor ya había pasado, bajó la guardia, y un día de borrachera, en la ebriedad del momento, comenzó a contarle a todo el mundo el famoso intento de robo del tren y los posteriores asesinatos de los funcionarios del ferrocarril. Los rumores de tal declaración no tardarían en llegar a oídos del sheriff del condado, que rápidamente lo detuvo.
Confirmado quién era, las masas, deseosas de justicia, se prepararon para un rápido linchamiento. No obstante, George Parrot suplicó clemencia y pidió ser llevado a Rawlins para un juicio justo, comprometiéndose a contar todo lo que sabía de los asesinatos y del paradero del resto de los miembros de la banda: los hermanos Frank y Jesse James y Charley el holandés. Finalmente el sheriff consintió, aunque en el juicio celebrado el 15 de diciembre de 1880, y a pesar de confesar su clara participación en los hechos narrados, buscando sin duda cierta indulgencia en el veredicto final, fue declarado culpable -ya que, además, el resto de la banda nunca fue detenida, salvo un miembro que cayó muerto al intentar robar otro tren- y condenado a ser colgado el 2 de abril de 1881.
Sin embargo, George aún no tenía previsto rendirse, ni dejarse llevar tan fácilmente a la horca, por ello intentaría todavía huir en una última ocasión y a la desesperada de su prisión el 22 de marzo siguiente. En su infructuosa fuga acabaría con la vida de un carcelero fracturándole el cráneo de un certero golpe, pero todo fue inútil. Y capturado de nuevo, regresó a su celda.
Este suceso fue la gota que colmó el vaso entre la población. Cuando se corrió la noticia por la ciudad, el pueblo de Rawlins irrumpió raudo en la cárcel y una multitud enfervorecida arrastró al prisionero a la calle, organizándose a su vez una improvisada horca con un poste cercano de telégrafo. Los dos primeros intentos fallaron debido a la rotura de la cuerda, pero el tercero terminó con la carrera delictiva de Big Nose para siempre.
Acallada la cólera de la gente, el cuerpo del forajido permaneció allí colgado, bailando de su cuello y a la vista de todos para mayor escarnio durante largas horas.

Maghee Thomas

Al no ser reclamado el cadáver por ningún familiar, los médicos de la ciudad, Maghee Thomas y John Osborn, decidieron tomar posesión de sus restos con el fin de estudiar el cerebro para determinar la razón de un comportamiento tan criminal.

John Osborn

Para ello, primero cortaron la parte superior del cráneo y examinaron detenidamente el cerebro en busca de algún detalle extraño que pudiera dar explicación a tamaña vida de desenfreno y asesinatos pero, obviamente, con la sapiencia tan rudimentaria de la época, no hallaron respuesta a sus muchas dudas y preguntas.
(También, antes, el joven doctor Osborn moldeó una máscara de yeso con el rostro de la muerte de Parrot. Este carecía de orejas ya que el bandido las perdió en la lucha cruel y asfixiante que mantuvo con la soga que puso punto final a su vida.)

George Parrot

A continuación, finalizada la búsqueda del porqué de su comportamiento, Osborn extrajo toda la piel de muslos y pecho del cuerpo del bandido y la envió a una tenería (fábrica donde se curten y trabajan las pieles) en Denver, Colorado, con unas instrucciones muy precisas:

Zapatos

se utilizaría para elaborar un par de zapatos y una bolsa de medicina.

La parte superior de su cráneo se convirtió en un bol y el resto del cuerpo se introdujo en un barril de güisqui y sal donde se mantendría alrededor de un año (para finalmente ser enterrado en el patio de atrás de la propia casa de Osborn).

Bandido

Resul- ta curio- so comprobar que a pesar de las rarezas de este doctor, llamativas incluso para la época, tiempo después sería elegido gobernador del Estado de Wyoming (para luego convertirse en secretario de estado del mismísimo presidente Wilson) y cuentan las crónicas que usó tan particular par de zapatos incluso durante la inauguración de su mandato. (Aunque por el desgaste que se observan en los mismos, tuvo que hacerlo durante mucho tiempo.)
La vida continuaría su curso y cincuenta años más tarde, en 1951, los restos del forajido fueron encontrados por un equipo de albañiles que estaba preparando el terreno del antaño hogar del médico para los cimientos de un almacén.

Restos óseos

Los zapatos, su cráneo, las armas y otras herramientas de Big Nose se pueden todavía contemplar hoy en el Carbon County Museum de Rawlins, una antigua iglesia mormónica.

Revólver

Eso sí, nadie sabe qué sucedió con la bolsa de medicina.

Las 10 entradas más populares